Hay utensilios para comer que te harán la vida más sencilla. Cada vez se intenta, no solo mejorar los objetos cotidianos para que su uso sea más eficiente, sino para que puedan ser utilizados por personas con limitaciones y hacerles independientes.

Utensilios para comer que te harán la vida más sencilla

Dentro de los utensilios a usar hay una gran variedad. Algunos están indicados solo para personas mayores. Otros para enfermedades concretas o limitaciones personales.

Cubiertos especiales

Los cubiertos especiales son aquellos que son extra flexibles o más grandes de lo habitual, en la parte del mango, para facilitar el agarre. Deben ser lo más ergonómicos posibles. Son utensilios para comer indicados para personas que sufran de artritis u otras enfermedades que den temblores o dolores de huesos. Entre ellas estarían el Párkinson, Hungtinton o el cáncer de huesos. Que una persona pueda utilizar por sí sola unos cubiertos cuando antes no la hace muy independiente. Eso es bueno tanto para la persona mayor como para familiares y cuidadores.

Mantel de mesa antideslizante

Los manteles que se adhieren a la mesa y no se mueven al apoyar los brazos para comer sobre ellos evitan muchos accidentes a la hora de comer. Es uno de los utensilios para comer más útiles. Estos, protegen la superficie de manchas y arañazos. También protegen a la persona que come ya que no se le resbalarán los brazos. Hay muchos tipos de manteles. Por ejemplo, los hay en los que viene dibujado la forma de la cubertería y su disposición espacial. Están especialmente indicados para aquellas personas con Alzheimer. Además, los materiales que los conforman son no poroso para evitar la acumulación de gérmenes y ser fácilmente lavables. También son ignífugos y están aprobados y siguen el reglamento FDA en materia de seguridad alimentaria.

Vasos ergonómicos

Hay vasos especialmente indicados para personas con artritis o movilidad reducida de sus dedos, muñecas, cuello, brazo o cabezas. Los hay de muchos tipos. Algunos tienen una curvatura para hacer hueco a la nariz y pegar el vaso a la piel y evitar temblores y derramamientos. Hay otros que poseen una tapa con un orificio para pajita que son muy eficientes y cumplen con su cometido. Los hay, que incluso, permiten a la persona beber mientras están tumbados. Para que el agarre sea bueno tampoco son lisos. Suelen tener la forma de la mano. Generalmente tampoco de cristal para que sean más seguros ante posibles roturas. Es importante que la persona pueda beber sin problemas y no sea dependiente para ello ya que de ella depende su hidratación.

Baberos

Para evitar tener que lavar más ropa se recomienda que la persona con limitaciones o problemas a la hora de comer use un babero. Uno especialmente diseñado se colocará correctamente, podrá anudarse fácilmente y no habrá problemas con que se caiga o deje a descubierto zonas. Pero, en caso de no tenerlo, un pequeño trapo metido por la camiseta ayuda. No hay ninguna vergüenza en usar un babero. Hay que ser prácticos y cautelosos con las manchas. Solo darían más trabajo al tener que cambiarse de ropa y lavarla.

Otras soluciones prácticas que puedes encontrar en nuestra tienda:

 

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+