Una forma de ayudar a tus personas queridas cuando tú no puedes es tener a alguien de confianza que lo haga por ti. Esto es sumamente difícil porque estamos hablando de cuidados bastante específicos. Tenemos que buscar cuidadores formados para atender sus diferentes necesidades.

Proceso de selección

Tú, como familiar, debes formar parte en todo el proceso de selección del profesional que se hará cargo de la persona mayor. Este es el momento que jamás hay que dejar externalizado en manos de una empresa, aunque esta te asegurará que la elección previa que ha hecho sea buena. Estaría bien que exigiesen titulación, referencias positivas, mucha experiencia (y en diferentes campos), que le hayan hecho al menos una entrevista, test psicotécnicos… El cuidado de personas tan vulnerables como lo son las personas mayores, aunque no estén enfermas, debe estar vigilado. Se necesitan unos altos niveles de empatía, profesionalidad y dedicación. Tendrían que hacerlo como tú pero, ya que tú no puedes hacerlo, lo harán en tu nombre. Y lo deberán hacer a la perfección.

En qué pueden ayudar  

Los cuidadores on demand tienen diferentes tipos de aptitudes y puedes contratarlos exactamente para las que tú veas que necesita tu persona mayor.
Los hay especializados por enfermedades como: diabetes, demencia, Párkinson, Alzheimer, ELA, hipertensión… y que acompañan en estancias en el hospital donde les ayudan a levantarse y pasear, asearse y comer. También suelen ofrecer servicios adicionales que te pueden interesar, como la limpieza y organización de la casa para que el familiar esté más tiempo en su hogar y no en una residencia.

Que tu familiar no esté enfermo no significa que no requiera cuidados. Hay servicios que garantizan la compra y la preparación de comidas. Esto ayuda muchísimo a las personas mayores, ya que tienen que controlar su alimentación precisamente para no sufrir enfermedades.

Pregúntate a ti mismo si de verdad puedes hacer todo esto tú solo o si necesitas ayuda. Los cuidadores también sufren y tienen que cuidarse a sí mismos. No puedes cargar con todo. Delega y disfruta de la compañía de tu familiar. Así podrás ayudar a tus personas queridas de verdad. Con apoyo y cariño.

Tipos de servicios de ayuda

Hay distintos servicios que se pueden contratar, pero antes deberás hacer un análisis de tu situación familiar. No es lo mismo cuidar de una persona enferma, de una muy mayor o de una persona autosuficiente. Has de valorar, por ti mismo, los cuidados que quieres.

Hay cuidadores internos para las casas que, además de ayudar a tu familiar con sus medicinas, su higiene y sus alimentos, también les hará compañía. Esto último es de vital importancia. Una persona mayor, aunque autosuficiente, no debería sentirse sola y abandonada.

Si, por el contrario, solo necesitas el servicio durante unas horas, también lo hay disponible. Si no puedes estar ciertos días o a ciertas horas y necesitas a alguien, no dudes en llamar. La salud de las personas mayores es frágil y deben estar vigilados y acompañados.

No te sientas mal por necesitar a alguien para ayudar a tus personas queridas. Eso significa que sabes que requieren cuidados y no piensas dejarles sin ellos.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+