Es necesario adaptar escaleras para la tercera edad ya que la mayoría de las casas no se construyen teniendo a los mayores en mente por desgracia. La movilidad siempre se reduce con el aumento de la edad y se han de tomar medidas.

Adaptar escaleras para la tercera edad

Modificación de escaleras

Cuando la movilidad no es tan reducida y las personas mayores aún pueden moverse, a veces lo que necesitan es que se lo pongan fácil. Por eso se busca adaptar escaleras para la tercera edad. Se pueden crear más escalones para que la diferencia de altura entre uno y otro sea menor. También se pueden ensanchar en caso de que sean muy estrechas. Incluso hacerse curvas y hacer pequeños descansillos. La barra de las escaleras también se puede mejorar para que se tenga un agarre más seguro al subir.

Silla salvaescaleras

Es la forma más fácil, útil, buena, segura y barata de adaptar escaleras para la tercera edad. Apenas se puede hablar de sus desventajas ya que es un elemento creado específicamente para estos casos. Se instalan en un corto periodo de tiempo (1-2 días). El consumo eléctrico del aparato es bajo y su capacidad de carga alta. La mayoría aguantan pesos de hasta 250 kilos. El precio varía dependiendo del tramo de escalera que se haya que cubrir. Un estimación media serían los 2.000€. Cada día se mejoran para adaptarse a todo tipo de escaleras. Hoy día apenas hay problemas y se pueden instalar en cualquier sitio.

Ascensor

Es la opción más cara, pero quizá óptima para casas más grandes, con más pisos y que lo usen también otras personas. Muy pocas personas tienen ascensores en sus casas en España, pero es una buena opción.

Otras opciones

Si no se puede permitir ninguna de las otras opciones tiene dos soluciones:

  • No usar el piso superior de la casa. Muchas personas mayores cambian a un cuarto de la planta inferior. Suele tener baño y cocina propios por lo que posee todos los elementos básicos para vivir. Los pisos superiores suelen contar con habitaciones extra y baños. Lamentablemente es una pena no usar ese espacio que se tiene, y aunque se utilizase de almacenaje, alguien tendría que ayudar a esa persona mayor, por lo que no sería completamente independiente.
  • Mudarse. Cambiar de domicilio. A uno que ya tenga esas sillas salvaescaleras, solo una planta o un ascensor. Muchas personas, cuando se hacen mayores y se preparan para la vejez, se dan cuenta de que su edificio no tiene ascensor y prefieren cambiar a un piso en la primera planta de un bloque. Las zonas comunes suelen adaptarse con el tiempo porque sus inquilinos suelen hacerse mayores con cierta homogeneidad entre bloques. En personas mayores con baja movilidad esto puede ser difícil y estresante. Solo se recomienda si el psio previo tiene otros defectos que suplir.

Estas opciones son las menos favorables y no realmente recomendadas. Pero son las soluciones que uno mismo puede pensar para salir del paso. Adaptar escaleras para la tercera edad con un salvaescaleras debe ser la primera opción.

Te invitamos a leer otras entradas del blog que tratan sobre la cómo adaptar una vivienda para personas con enfermedades neurodegenerativas.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+