Con el tiempo se ha ido demostrando que para cuidar el cerebro no solo hay que ejercitarlo, sino que también hay que alimentarlo debidamente.

Una dieta equilibrada ayudará a prevenir el envejecimiento de nuestro cerebro, así como enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Vamos a repasar algunos alimentos que son especialmente beneficiosos para nuestra «materia gris».

Semillas de Chía para cuidar el cerebro

Se han puesto muy de moda recientemente. Las semillas de Chía ayudan a las neuronas a funcionar mejor e impulsan la actividad cerebral. Por si esto fuera poco, previene el envejecimiento prematuro de los tejidos. Según los especialistas, es la mayor fuente de Omega 3 que se ha encontrado en la naturaleza.

Aceite de oliva

Existen «grasas malas» como las trans y luego están las grasas del aceite de oliva, que son excelentes para mantener la salud de nuestro corazón. Este hecho tiene un impacto positivo sobre nuestra circulación y, por tanto, sobre el riego que recibe nuestro cerebro.

Cuidar el cerebro comiendo pescado

El pescado, en líneas generales, es una fuente abundante de fósforo. El fósforo ayuda a cuidar el cerebro, especialmente la memoria.

Entre los pescados es especialmente beneficioso el azul, por su alto contenido de Omega 3.

Arándanos. Cuidar el cerebro disfrutando

Los arándanos son como una golosina y, además, son sanos. Es una fruta buena para nuestro cerebro por su poder antioxidante, que ayuda a que los tejidos tarden más en envejecer.

Frutos secos

Los frutos secos son una fuente de energía sanísima. Aportan a nuestro organismo vitaminas del tipo B, vitamina E, fósforo, potasio y magnesio, entre otros. Son muy beneficiosos para nuestra salud cardiovascular y, por lo tanto, para nuestro cerebro.

Está de moda cuidar el cerebro con aguacate

Hoy en día se ha popularizado el uso del aguacate en muchas recetas. El aguacate contiene dos viejos amigos del cerebro: los antioxidantes y el Omega 3. Combinados, nos aportan beneficio sobre los tejidos y mejoran la circulación de la sangre y, por lo tanto, el aporte de oxígeno al cerebro.

Té verde

Además de nuestros queridos antioxidantes, el té verde posee propiedades neuroprotectoras. Es ideal para mantener a nuestras células sanas y jóvenes durante más tiempo.

Cacao

Consumido en su justa medida, el cacao previene enfermedades cardiovasculares. También es reseñable su contenido en magnesio, un mineral que nutre y ayuda a nuestro sistema nervioso.

Sus beneficios no se quedan ahí: también posee antioxidantes para prevenir el envejecimiento celular.

Brócoli: un toque verde para cuidar el cerebro

Estos pequeños cerebros verdes tienen vitamina K. Esta vitamina ayuda con la expresión verbal y con la memoria, ya que mejora la retención de información.

Toma tomate

¿A quién no le apetece un buen pan con tomate por la mañana? Ahora te lo comerás con más ganas sabiendo que el tomate contiene multitud de antioxidantes y, además, una sustancia llamada licopeno. El licopeno se encuentra en diversas frutas y hortalizas de color rojo y previene las enfermedades cardiacas y el cáncer.

Anímate a cuidar el cerebro con estos súper alimentos, no solo son saludables, sino que también son sabrosos. ¡A comer!

 

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+