Para cuidar a una persona mayor dependiente hay que seguir una guía o una serie de consejos. No basta solo con hacer un par de cosas por ella: hay que convertirse en cuidador y anticipar problemas. Hay que implicarse.

Cuidar a una persona mayor dependiente: cuidados físicos

Hay que mantener la salud de la persona en el mejor estado posible. Por eso aconsejamos hacer una lista de todos los medicamentos que ha de tomar y facilitárselos nosotros mismos. Hay que evitar que ingiera más o menos de los que debe así que, ante la duda de si puede realizarlo solo, hacerse cargo de la ingesta y horarios. Los pastilleros son la mejor herramienta para evitar sustos.

Se intentará que la persona haga ejercicio en la medida de lo posible y adaptado a sus necesidades. Incluso un pequeño y lento paseo por la casa hará que su organismo se ponga en marcha y ayuda a la circulación que tantos problemas da en la tercera edad. El envejecimiento activo es lo que marca la diferencia entre ser feliz e infeliz.

Otro punto clave de cuidar a una persona mayor dependiente es vigilar el aseo personal. Entre estas tareas está el evitar problemas por incontinencia (revisión y cambio pañales en caso de hacer falta), higiene bucal (limpieza de dentaduras u otras prótesis bucales) y aseo general que la persona no podría realizar sola por su seguridad. También está bien incluir la aplicación de cremas, desodorantes y perfumes. La persona debe tener una buena higiene y oler bien. A veces hay problemas porque ellos mismos no son conscientes de su olor. Hay que hacerles entender que por ser mayores no deben descuidarse.

Cuida su dieta. Los alimentos que ingieran no deben superar unas calorías máximas si no pueden realizar muchos movimientos. Deben tener todas las vitaminas y, como todas las dietas, ser equilibrada.

Cuidar a una persona mayor dependiente: cuidados mentales

Establecer una rutina hará que la persona sienta estabilidad. Un horario para despertarse, comer, realizar alguna actividad o hobby, y también la de irse a la cama. Lo que necesitan las personas mayores es relajación, no caos. Y saber cómo va a ser su día a día les da tranquilidad.

Ejercita su mente. Debe tener un hobby o un pasatiempo para entretenerse. A ser posible que le ayuden para mantener su desarrollo cognitivo. Juegos de cartas, de mesa, puzzles… Cualquier cosa es un buen entretenimiento. No dejes que simplemente se siente a ver la tele durante largas horas.

Ayúdale a socializar. No solo contigo sino con más gente. Invita a gente a la casa. Escúchale. Una de las causas de la infelicidad en la tercera edad no es ser mayor, sino la soledad. Ayudar a la persona con su felicidad es de vital importancia en los cuidados.

Y por último, recuerda que para estar a pleno rendimiento para cuidar a una persona mayor dependiente también debes cuidar de ti o dejar que te cuiden. No debes sobre esforzarte hasta niveles en los que afecte a tu vida.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+