La demencia senil avanzada es la etapa final de los síntomas y de la enfermedad. Son los de mayor gravedad y los que hay que tratar como se pueda. No para frenarlos, porque no es posible, sino para que la persona se sienta más cómoda y tenga más calidad de vida.

Demencia senil avanzada: Síntomas

La fase 7 de la escala Reisberg: deterioro grave. Es difícil distinguir la parte final de la fase seis y el comienzo de la siete. El deterioro del enfermo es tan avanzado, que necesita de la ayuda de los demás para sobrevivir. No para realizar tareas básicas, sino cualquier tarea. Se pierden las habilidades motoras por completo y ha de pasar el día en cama y silla de ruedas. El enfermo solo podrá dar unos pasos y será para realizar ese cambio, de tumbado a sentado y con ayuda en todo momento.

La deglución también se pierde. El enfermo necesita de una pajita o ayudas mecánicas para poder nutrirse y tomar alimentos. Intentar alimentar a una persona en este estado puede causarle crisis de agresividad. En los últimos momentos se necesita la nutrición parenteral. La pérdida de control de esfínteres es completa, puede que desde la fase anterior, y es necesario el uso de pañales para adultos y extremar la higiene.

Por lo general, el afectado no reconoce a los familiares más cercanos. Y ni siquiera a él mismo en muchas ocasiones. La capacidad de comunicarse se va perdiendo hasta que es incapaz de mantener una conversación. Quizá diga alguna palabra para comunicarse, pero al final acaba en silencio. La capacidad de sonreír es una de las últimas que pierde, pero también es barrida por la demencia.

Demencia senil avanzada: Tratamientos

Un poco antes de que comience la fase avanzada, puede que el paciente necesite antipsicóticos para controlar crisis agresivas, pero según avanza están desaconsejados ya que los efectos secundarios que provocan son graves. Las terapias tampoco las pueden realizar por sí mismos así que tendrán que dejarlas en algún momento.

En esta fase es donde se debe tratar las enfermedades más graves que derivan de la demencia como la neumonía y las infecciones provocadas por úlceras de presión. Estas no solo deterioran la calidad de vida del enfermo sino que pueden ser mortales ya que esa persona está casi inmunodeprimida. Sus defensas están muy bajas.

Demencia senil avanzada: Otras formas de ayuda

Se puede ayudar con los recuerdos en los momentos de mayor lucidez gracias a las fotos. Por supuesto se recomienda que una persona ajena a la familia cuide del enfermo ya que esta fase de la enfermedad es muy dura psicológicamente para los familiares. De hecho, también es bueno que los familiares tengan apoyo psicológico para ayudarles a sobrellevar esta última parte ya que el sobreesfuerzo de cuidar a una persona con demencia senil avanzada puede causar depresión. Siempre se ha de tratar a la persona enferma con cariño y respeto.

 

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+