¿Discapacidad o dependencia? ¿Cómo diferenciarlas?

Cuando una persona por cualquier circunstancia no puede realizar actividades básicas sin la colaboración de alguien nos enfrentamos de dependencia.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Discapacidad o dependencia? ¿Cómo diferenciarlas?

Cuando una persona por cualquier circunstancia no puede realizar actividades básicas sin la colaboración de alguien nos enfrentamos de dependencia.
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Hay determinados términos que se utilizan indistintamente cuando realmente no deben intercambiarse. Es lo que ocurre con la discapacidad o dependencia. Aprender cómo diferenciarlas es importante si queremos responder a las necesidades específicas de cada una de estas situaciones.

En realidad, con una sola idea se explica claramente la diferencia entre discapacidad o dependencia. Este concepto es el de autonomía. Cuando una persona por cualquier circunstancia no puede realizar actividades básicas sin la colaboración de alguien nos enfrentamos a un supuesto de dependencia. Pero, profundicemos en el tema, porque la realidad es más compleja.

Cómo se puede valorar la autonomía

En este punto es donde reside la clave para distinguir discapacidad o dependencia. Esa definición de autonomía es lo suficientemente ambigua para que genere dudas al aplicarla en pacientes concretos. La única solución es fijar una lista de actividades que son imprescindibles para el día a día, esas que la ley define como básicas:

  • Ser capaces de atender nuestra higiene personal: lavarse, ir al baño, vestirse son algunos de ejemplos de las numerosas acciones que se enmarcan en este epígrafe.
  • Tener movilidad y capacidad de orientarte. Cuidado, una persona en silla de ruedas puede ser más autónomo en su movilidad que alguien aquejado de Alzheimer que no reconoce el camino de vuelta a casa. Esta es una clara muestra de la complejidad de este punto.
  • Mantener en condiciones un espacio para vivir. No es que haya que medir la capa de polvo de su casa, pero ser autónomo implica realizar algunas tareas domésticas elementales.
  • Reconocer a personas y objetos, al menos a los que han formado parte de su entorno más cercano.

Otros matices entre discapacidad o dependencia

Hemos incidido en el tema de la autonomía y, por tanto, en la forma de identificar a las personas con dependencia. Y, ¿qué ocurre con la discapacidad? Pues para empezar, una de las primeras reivindicaciones de quienes se encuentran en esta situación es enfatizar que no se “es discapacitado”, sino que se “tiene una discapacidad concreta”. La exactitud del lenguaje es esencial para que consigan su plena integración.

Así, la discapacidad es cualquier limitación funcional significativa que afecte a la forma de desenvolverse de una persona a partir de los 6 años. La última ley aprobada en 2008 recoge hasta 44 formas distintas de discapacidad.

Es interesante destacar que las nuevas líneas para abordar el problema de la discapacidad apuntan a definirlo como la falta de adecuación entre el individuo que tiene esa limitación y su entorno. De esta forma, se intenta poner el peso de la actuación en las medidas de integración más que en la deficiencia en sí. El objetivo de este cambio está claro, avanzar en una igualdad real de las personas que tienen una discapacidad.

Ya tienes la información suficiente sobre discapacidad o dependencia y cómo diferenciarlas. Incluso, cómo actuar en cuando ambas se solapan. En Walnus sabemos por experiencia que las últimas etapas de una demencia o enfermedad degenerativa suelen implicar la convivencia de ambos problemas. Y te proporcionamos herramientas y ayudas pensadas para el bienestar de estas personas.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Walnus es un portal que persigue una misión: ayudar a todos aquellos que están afectados con enfermedades neurodegenerativas.

En Walnus trabajamos con una actitud optimista y práctica. Porque vivir mejor es posible. Síguenos y descubre consejos prácticos y los productos más innovadores.

¡Apúntate a nuestro boletín!

Información y consejos para mejorar la vida de la persona afectada con enfermedades de deterioro cognitivo.

Recibe en tu correo electrónico las novedades de Walnus

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.