¿Es la depresión una de las causas de la demencia?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Es la depresión una de las causas de la demencia?

depresión y demencia
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Vivimos más años y que vayan acompañados de una mejor calidad implica mantener, en lo posible, todas nuestras facultades. Por eso, el ritmo de crecimiento de las enfermedades mentales obliga a buscar respuestas. Especialmente en las asociadas con las personas mayores. Cuestiones como si es la depresión una de las causas de la demencia son esenciales para actuar de forma preventiva.

Es difícil trazar una clara frontera entre el deterioro mental “normal”, consecuencia de la edad, y el de origen patológico. Y es importante comprobar si es la depresión una de las causas de la demencia. Sólo un dato: La OMS señala que la población con depresión ya supera los 120 millones. ¿Cómo evoluciona la mente de estos enfermos según van cumpliendo años?

Depresión y demencia, ¿Cuál es el orden de aparición?

En este caso, el orden de los factores es la clave. Nadie discute que existe una íntima relación entre ambas enfermedades. La controversia surge al cuestionar si es la depresión una de las causas de la demencia o, por el contrario, si los afectados por una demencia sufren depresión, especialmente tras ser diagnosticados y en las etapas iniciales de su proceso de deterioro.

Una de las dificultades de los investigadores es que no existe un patrón común sobre la forma en la que se manifiesta la depresión. Hay personas que sufren ataques intermitentes frente a otras que presentan un único episodio, muy intenso desde el principio que luego desaparece. También está el grupo de enfermos con un proceso depresivo que va de menos a más, pero que se perdura durante años. Son estos pacientes los que tienen más probabilidades de padecer una demencia.

Por qué es la depresión un factor de riesgo

Estudios como el de la Universidad Erasmus de Rotterdam apuntan en esa última dirección. Tras realizar un seguimiento a 3.325 adultos mayores de 55 años durante una década, sus conclusiones hablan del aumento de la demencia entre quienes manifestaban una depresión duradera y cada vez más profunda.

El estrecho vínculo entre depresión y demencia no se cuestiona. Que una depresión prolongada conlleva cierto deterioro en las funciones cognitivas, tampoco. Para afirmar que la depresión es una de las causas de la demencia hay que centrarse en la llamada depresión geriátrica. O sea, cuando los síntomas depresivos aparecen después de los 65 años.

La mayoría de los múltiples estudios realizados confirman algún nivel de incidencia de la depresión en enfermedades como el Alzheimer y otras formas de demencia. El consumo de prolongado de antidepresivos y una propensión biológica a sufrir estas depresión son dos de los factores que se barajan como potenciadores de esta relación.

En medicina, sólo teniendo certezas sobre las causas de una patología se puede actuar de forma preventiva. Este principio explica el interés por demostrar si es la depresión una de las causas de la demencia. Parece confirmado que la depresión es un factor directo de riesgo en un porcentaje de demencias. Toca aplicar medidas para atajar esta lacra tan presente en las sociedades modernas.

Servicios de acompañamiento

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Walnus es un portal que persigue una misión: ayudar a todos aquellos que están afectados con enfermedades neurodegenerativas.

En Walnus trabajamos con una actitud optimista y práctica. Porque vivir mejor es posible. Síguenos y descubre consejos prácticos y los productos más innovadores.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.