Los juegos de letras ayudan a entretenerse a cualquier edad y no requieren de muchos recursos para ello. Un lápiz y papel para los nostálgicos o una tablet o móvil para los más tecnófilos. Se pueden realizar durante el tiempo que se quiera. Son fantásticos para pasar la tarde y se pueden hacer sentados y descansando las piernas tras un paseo.

Juegos de letras para ayudar a la memoria

Si se quiere poner en marcha los procesos cognitivos del cerebro y, en especial la memoria, no hay mejor forma de hacerlo que con juegos. No se ha de forzar a la persona mayor con pruebas. Lo mejor siempre serán los juegos. Divertidos, sencillos y sin estrés.

Por lo general, estos juegos de letras son para realizar antes de cualquier enfermedad o en las primeras etapas de alguna de ella, como la demencia senil. Además, hay otras actividades que se pueden hacer día a día para aumentar la reserva cognitiva, cualquier acción que se tome para ralentizar los procesos de deterioro cognitivo son bienvenidos.

Sopas de letras

Las sopas de letras vienen en libros que cuestan muy poco y te ofrecen más de cien de ellas. Muchas son temáticas, y de hecho, esas son las mejores para ayudar a recordar (animales, colores, herramientas…). Cada familia de palabras tiene unas cuantas y asociarlas crea conexiones neuronales más fuertes. Se pueden hacer sin saber cuales son las palabras a buscar también si se quiere incrementar la dificultad. Buscarlas entre todas las letras que hay en el recuadro es muy entretenido para cualquier persona. Es uno de los juegos de letras más relajados. No se siente como un gran esfuerzo mental, así que es ideal para los días más calmados en los que no se tiene tanta energía.

Crucigramas

Los crucigramas son de los mejores juegos de letras. Generalmente quien comienza a hacerlos a una edad no para. Los hay diarios en los periódicos, también hay libritos con todos los que necesites y apps con multitud de ellos. Incluso se pueden diseñar fácilmente. Estos juegos sí que pueden ser un ejercicio y hay palabras son mayor dificultad. Es mejor reservarlo para los días que se quiera ejercitar la memoria con ganas. También, más indicado para personas que no tengan ninguna enfermedad degenerativa, solo aquellas de la tercera edad que quieran entretenerse.

Adivinanzas

Las adivinanzas son fantásticas porque pueden variar en su dificultad, desde fácil, pasando por media y la más elevada de esta. Si un día no consigue acabar una, puede buscar otra de menor dificultad. Lo mejor es ponerse una meta como por ejemplo resolver tres al día. Hay muchísimas y también hay libros, webs y aplicaciones dedicadas a reunir el mayor número posible de éstas.

Después de un tiempo pueden volver a resolverse para ver si hay recuerdo de haberla resuelto alguna vez. Eso ayuda a la memoria a medio plazo. Así que tienen un doble uso.

 

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+