La colorterapia, también llamada cromoterapia, es un tipo de terapia que utiliza el color como método de relajación y liberación de estrés. Cada color se asocia a unos beneficios específicos, por lo que se puede elegir previamente cual utilizar.

Colorterapia: las bases de esta técnica

Visualizar ciertos colores y sentir que nos influyen de forma diferente es algo que nos pasa a todos. Nos pueden cambiar el ánimo y eso afecta a nuestra mente y cuerpo y tiene un impacto en nuestro bienestar. Los siete colores del arcoíris y sus beneficios son:

  • Rojo. Este color se relaciona siempre con el poder, la energía y la vitalidad. Se dice que al ser el color de la sangre ayuda a la circulación. Motiva y anima.
  • Naranja. También da vitalidad, pero de una forma más alegre y más activa. Junto al naranja aparece el optimismo y la felicidad.
  • Amarillo. Es chillón, y parece que llama al sistema nervioso. Lo alerta. Despierta y ayuda a que la mente se disponga para el aprendizaje.
  • Verde. Es el color más visto en la naturaleza, y como recuerda a parajes hermosos consigue transmitir esa paz y armonía. Es equilibrio puro. Salud.
  • Turquesa. Elimina el cansancio mental. Activa pero no de forma tan brusca como el rojo.
  • Azul. El color más relajante de todos. Ayuda a dormir.
  • Violeta. Combate la ansiedad, el nerviosismo y el miedo. Es un color espiritual.

Los tonos rosas no pertenecen al arcoíris, pero también se puede hacer colorterapia con ellos. En general, combate el estado de tristeza y decaimiento.

¿Cómo realizar colorterapia?

La colorterapia más convencional consiste en la proyección de los colores sobre una pared y su visualización. También se pueden utilizar botes con agua con colorante y purpurina en su interior para agitarlo y verlo moverse. Y, también se habla de utilizar el color sobre la propia piel.

¿Qué otros métodos de colorterapia existen?

  • Juegos de móvil y tablet basados en el color. Los puzzles de color son los más populares actualmente, pero también disponemos de otras apps que ayudan a mejorar el equilibro emocional de una forma lúdica, experimentando con luces, colores y sonido. El rango que usan es muy grande, por lo que se verán de muchos tipos.
  • Acuarelas mágicas. Este tipo de acuarelas solo emplea agua. Nada de pinturas tóxicas, por lo que es ideal para usarlo en residencias. Tan solo hace falta pintar con agua sobre el dibujo para que los colores aparezcan. Los tonos pastel tan rebajados son muy calmantes. Y la experiencia de ver surgir un dibujo precioso también.
  • Sesiones de expresión artística. Aprender a pintar y usar los colores es relajante en sí. Sumado a que se pueden hacer cuadros usando un único color para focalizar el beneficio de este lo hace un buen proyecto.
  • Libros de colorear mandalas. Ante un mundo hiperactivo y estresante, se ha sacado esta opción. En cada página hay un mandala dibujado en líneas negras que solo hace falta rellenar. Se tiene total libertad de uso de colores, así que aunque parezca algo restrictivo, no lo es en absoluto.

Expresión artística a domicilio

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+