La costura puede mejorar las capacidades cognitivas, motoras, emotivas y sociales de las personas. Es por eso que ya se han desarrollado terapias de costura dirigidas a personas con enfermedades como el cáncer, o a personas mayores en centros de días y residencias.

Beneficios de la costura para la mente

La costura mejora la capacidad de atención, la memoria, la percepción y el cálculo, entre otras capacidades cognitivas, manteniendo la mente activa, previniendo la atrofia cerebral propia del envejecimiento  y pudiendo disminuir el riesgo de padecer una demencia.

Ayuda a ejercitar la creatividad

Además, ayuda a ejercitar la creatividad, lo que a su vez refuerza la capacidad de resolución de problemas y ayuda en la regeneración de neuronas, reduciendo el riesgo de deterioro mental.

Mejora la coordinación motora

Desde el punto de vista motor, coser mejora la coordinación entre el cuerpo y la mente y trabaja la psicomotricidad fina, es decir la coordinación de los movimientos de las diferentes partes del cuerpo con precisión. Además de ejercitar algunas articulaciones, como la muñeca, el codo, o el hombro.

Alivia problema físicos y emocionales

También ayuda a aliviar algunos problemas físicos, como problemas para dormir, el dolor de espalda o la fatiga. Y según un estudio, es bueno para el corazón y tensión arterial.

Por otro lado, aporta beneficios similares a los de la meditación o prácticas como el yoga, disminuyendo los niveles de estrés y ansiedad, facilitando la relajación y mejorando la autoestima y la expresión de emociones, según algunos expertos. Y si además se realiza en grupos o talleres, favorece la socialización y la comunicación entre sus participantes y a sentirse conectados por un interés y gusto en común.

Así mismo, atención minuciosa que requiere coser, así como la abstracción durante su práctica, ayuda a mejorar la paciencia y la concentración en el día a día y a dejar de lado los pensamientos negativos diarios.

Sin embargo hay que tener en cuenta que las dificultades en personas con problemas de visión, temblores, artrosis o cervicalgias en su realización, para poder adaptar la actividad a las necesidades y limitaciones de estas.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+