En el momento en que un familiar próximo recibe un diagnóstico de Alzheimer (o cualquier enfermedad neurodegenerativa) conlleva un desbarajuste para todo el entorno, en especial para el cuidador principal.  Cuidar a una persona con Alzheimer es una tarea difícil, ya que requiere de mucha atención y dedicación. El cuidador emprende necesariamente un camino que será largo, duro y difícil. Por esta razón es imprescindible que los cuidadores de personas con Alzheimer aprendan también a cuidar de sí mismos.

Bajo esta necesidad y con vocación de ayudar a sus iguales, se han ido formando diferentes asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer y otras demencias, que intentan ser próximas en lenguaje y espacio.

Dudas frecuentes sobre Alzheimer

Tras recibir la visita de un cuidador familiar, las asociaciones orientan sobre todas aquellas dudas o preguntas que suelen aparecer una vez su familiar ha sido diagnosticado. Las dudas más frecuentes son las siguientes:

  • Nos han dado este diagnóstico, ¿y ahora qué? ¿Reorganizamos nuestra estructura familiar? ¿Debo dejar de trabajar para estar más cerca de él?
  • ¿Es hereditario?
  • A parte de los fármacos que nos ha dado el neurólogo, ¿podríamos hacer algo más?
  • ¿Durante cuánto tiempo seguirá siendo él mismo?

Tal y como se observa, las dudas conllevan un grado importante de miedo, incertidumbre y desconocimiento; así que desde las asociaciones se proporciona información sobre:

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+