El neurólogo es un especialista que no vemos a menudo. El médico de cabecera tiene que derivarte a él y diagnósticarte para que tengas más visitas con él de rutina. Para ello te dará un volante específico.

Acudir al neurólogo

Cuando vas al médico de cabecera aquejado de unos síntomas, este será quien hará que esa sintomatología sea más específica y si se ajusta a alguna enfermedad o trastorno. Entre los síntomas que pueden hacer que nos deriven están: la pérdida de memoria, problemas en el lenguaje, o la desorientación tiempo espacial entre otros.
Otra opción es consultar directamente a un neurólogo privado. Esto se hace sobre todo si no estás conforme con la opinión del médico de cabecera o crees que el problema es grave y quieres agilizarlo para llegar a un diagnóstico pronto.

Este especialista tiene como competencias el tratar a pacientes afectados de enfermedades neurológicas y otros trastornos cerebrales como migrañas crónicas o trastornos de la memoria. Sobre todo se conoce que trata las enfermedades degenerativas,  la más conocida de ellas es la enfermedad de Alzheimer. Otras son: epilepsia, enfermedad de Parkinson, Huntinton, esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la esclerosis múltiple (EM)..

La primera visita al neurólogo

Para aprovechar al máximo la visita a este especialista hay que ir con algo preparado.
Lleva toda la información en una carpeta e intenta ordenarla al máximo posible. En ella deben estar:

  • Todas las recetas de los tratamientos indicados. Es importante que incluyas las más recientes para buscar una interferencia con los síntomas o trastornos.
  • Los resultados de las pruebas a las que haya sido sometido. Por ejemplo: los escáneres y resonancias. Tendrán más importancia las más recientes, y si no el doctor te pedirá más pruebas para estar seguro.
  • Para no olvidarse, se recomienda hacer una lista detallada de los diferentes síntomas y problemas. La frecuencia e intensidad también son requeridos.

El neurólogo hace un cuestionario al paciente primeramente de forma muy básica: edad, antecedentes, tratamientos, profesión…
Después te examina y explora según la información que ha obtenido de los síntomas.
Esto incluye:

  • Análisis de las funciones del conjunto del sistema nervioso (sensitivas, sensoriales y motoras).
  • Análisis de las funciones cognitivas (memoria, el lenguaje, el razonamiento y la actividad motora)Al final, la duración de la consulta suele ser de una hora aproximadamente.

Preguntas para el neurólogo

Allí, en la consulta, deberás exprimir el tiempo que pasas con el profesional. Apunta todas tus dudas y no tengas miedo en hacérselas ya que le facilitarás el trabajo inmensamente. Todos los profesionales de la medicina tienen unas preguntas rutinarias que hacerte, además de exploraciones y pruebas, por que se necesita comunicación. Eso no significa que solo tengas que contestar, también puedes hacerlas y eso también podrá ayudar a tu doctor.

Ejemplos de preguntas:

  1. ¿Debería realizar alguna prueba más para estar conforme con el diagnóstico?
  2. ¿Es necesaria una segunda opinión?
  3. ¿Qué supone mi dieta,  uso de alcohol y tabaco para mi enfermedad?
  4. ¿Podría revisar todas mis medicaciones?
  5. ¿Pueden influir las medicinas que tomo en los síntomas que sufro?
  6. Si tengo otras enfermedades… ¿Agravan los síntomas?
  7. ¿Qué otros síntomas puedo notar en un futuro?
  8. ¿Que riesgos hay en el tratamiento? ¿Cómo de frecuentes o graves son los efectos secundarios de la medicación?
  9. ¿Cada cuanto tiempo tengo que hacerme revisiones?
  10. ¿Hay algo más que debería saber?

En nuestro blog, encontrarás más información sobre terapias que pueden ayudarte con tu sintomatología.

 

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+