La medicina sabe que esta enfermedad supone un deterioro progresivo de las neuronas. Sin embargo, no se sabe con exactitud qué puede llevar a desarrollar Alzheimer.  Te contamos qué aspectos se consideran factores de riesgo.

Herencia genética e historia familiar

Investigadores serios han llegado a  la conclusión de que personas cuyos familiares han padecido la enfermedad tienen más posibilidades de desarrollar Alzheimer. La probabilidad aumenta cuantos más familiares afectados existan. De todas formas, que el riesgo aumente no quiere decir que estas personas vayan a desarrollar la enfermedad. Tan solo se recomienda permanecer atento  a los posibles síntomas y realizar test de memoria.

La edad afecta a la hora de desarrollar Alzheimer

Las cifras resultan abrumadoras, pues se sabe que casi el 33% de las personas que han superado los 85 años de edad padecen Alzheimer. La edad es el factor de riesgo más determinante en lo que respecta al Alzheimer. Se trata de la tercera parte de los mayores y nuestra sociedad tiene una esperanza de vida cada vez más larga. Por eso, es necesario aprender los modos de no desarrollar Alzheimer.

Alzheimer y diabetes

Todavía no se ha establecido de manera científica cuál es la relación directa entre diabetes y Alzheimer, pero sí se conoce de qué modo el exceso de azúcar e incluso el de insulina pueden afectar al cerebro de manera negativa.

  • La inflamación que se produce por un alto grado de azúcar en sangre puede dañar las neuronas. Esto supone un riesgo mayor a la hora de desarrollar Alzheimer. Como se sabe, la diabetes tipo 2 supone un altísimo grado de azúcar en sangre.
  • La diabetes puede dar lugar a problemas de corazón y derrames. Si el riego sanguíneo no llega bien al cerebro, las neuronas pueden verse dañadas. Desarrollar Alzheimer podría derivarse directamente de esto.
  • El uso indiscriminado o mal controlado de insulina puede alterar el equilibrio químico del cerebro y por tanto ayudar a desarrollar Alzheimer. La insulina se usa para controlar el azúcar en sangre en enfermos de diabetes.

Otros factores de riesgo a la hora de desarrollar Alzheimer

Lamentablemente, como seres humanos no podemos dejar de cumplir años ni podemos influir sobre nuestro ADN. Sin embargo, la comunidad científica ha encontrado otros aspectos que contribuyen a desarrollar Alzheimer sobre los que sí podemos ejercer algún tipo de control.

Parece que las lesiones en la cabeza influyen en el desarrollo de la enfermedad. Por tanto, podemos controlar el riesgo de desarrollarla si protegemos nuestras cabezas de golpes. Por ejemplo, llevar casco cuando vamos en moto o si practicamos algún tipo de deporte de riesgo.

El modo en que envejecemos también influye en cuanto a desarrollar Alzheimer. Debemos evitar una vida sedentaria. Lo ideal es ejercitar cuerpo y mente. No es necesario que nos convirtamos en deportistas, pero pasear a buen ritmo cada día, comer sano y activar el cerebro funciona como terapia preventiva. Además, vivir más sano contribuirá a tener una salud mejor en muchos más aspectos.

El cerebro solo es otra parte del cuerpo y responde a nuestros cuidados de manera casi matemática. Funcionará mejor si lo tratamos mejor. Y cuanto antes empecemos, antes notaremos los resultados y más efectivas serán nuestras acciones para detener o impedir el desarrollo de todo tipo de problemas, incluido el Alzheimer.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+