En las sociedades modernas vivimos más años, eso es ya una evidencia. Una buena noticia, sin duda. Ahora toca esforzarse por mejorar la calidad de vida de nuestros mayores. Una de las claves está en la batalla contra los problemas de demencia, básicamente usando recursos para estimular la memoria. ¿Cómo lo hacemos? ¡Jugando!

Sí, aunque te haya sorprendido esa contundencia las actividades lúdicas son las herramientas más efectivas para estimular la memoria. Todos somos conscientes del papel clave de los juegos en el desarrollo y aprendizaje de los niños. ¿Por qué debería ser distinto el resultado con los mayores? Estas actividades tienen unos efectos positivos en los que merece la pena profundizar. Además, te proponemos una lista de juegos para practicar con nuestros mayores, para disfrutar en familia.

Beneficios de los juegos para estimular la memoria

Mantener la mente y el cuerpo de las personas mayores activos es una recomendación unánime de todos los especialistas en Geriatría. Los juegos son, en esta línea, una fuente de recursos especialmente útiles para estimular su memoria. Y no lo dicen porque sí. Sus argumentos son de peso. Se ha comprobado que sus efectos positivos son muchos y muy variados.

  • Mejora en las capacidades físicas. En unas se estimula el oído, en otras hay que tener cierta precisión con las manos, otras se basan en la vista o el olfato… Todas, como ves, obligan a trabajar con los sentidos y con la mente.
  • Rompen el aislamiento. La soledad que sienten muchos mayores es tan peligrosa o más que la física. Si están rodeados de gente pero no interrelacionan el problema se agrava. Los juegos tienen una función de socialización indiscutible.
  • Activan la mente. Juegos que requieren asociación de ideas, que recuperen recuerdos o que se concentre la atención. Que los mayores no dejen de utilizar estas habilidades mentales contribuye a que se retrase su deterioro.

Actividades para mejorar la memoria de los mayores

Más importante que recomendarte un juego concreto para estimular la memoria, lo importante es que tengas en cuenta las preferencias de tu familiar, con cuál se sentirá más cómodo. De esta forma te garantizas su atención y que participe con interés. Estos son algunos ejemplos del tipo de recursos que se pueden utilizar:

  • Puzzles. Existen muchas variantes de este juego, cualquiera sirve como estímulo para mejorar la memoria de los mayores o enfermos con demencia. En unas se potencia el reconocimiento táctil para encajar las piezas. Otra variante es la que incide en la capacidad visual o en la imaginación necesaria para ver el conjunto que se debe construir. Incluso, se pueden hacer puzzles con frases o refranes partidos que hay que unir, con lo que se fomenta el lenguaje.
  • Encadenados. También con inmensas posibilidad de variantes: encadenar palabras que acaben y empiecen por la misma sílaba o letra, completar una frase o continuar una enumeración (de animales u objetos con una letra de inicio) sirven como muestra de estas actividades para estimular la memoria.
  • Juegos con música. Que suenen canciones y haya que ponerles título o ser capaces de seguir la letra o la melodía. Aprovechemos para bailar, seguir el ritmo con algún instrumento o cantar.
  • Los clásicos. Cartas, el parchís, el bingo, el ajedrez, el Monopoly… En cada familia los niños han crecido con determinados juegos de mesa. Normalmente, nos los enseñaban nuestros abuelos. ¡Recuperemos esta tradición!
  • Acuarelas Mágicas «Paisajes del campo»

    24.95
  • Gato Curioso Puzle de 13 piezas

    17.50
  • juego nombres celebridades

    Juego Adivina quién es

    28.00
  • juego pasador de discos

    Juego pasador de discos

    28.00
  • Laberinto con Rastro: Juegos y recursos especializados para la demencia

    23.99
  • libro de mandalas

    Libro de mandalas para colorear

    7.50
  • juego Refranero popular

    Refranero popular

    40.00
  • soporte para naipes

    Soporte para juego de cartas y naipes

    6.75

El tiempo que pasamos con nuestros mayores no tiene porqué ser aburrido. Es más, todos los miembros de la familia debemos disfrutarlo como una experiencia inolvidable mientras podamos. Utilicemos cualquiera de estos recursos para estimular la memoria. ¿Cómo lo hacemos? Pues, con naturalidad, dejando que todos participen y con muchas ganas. Es una oportunidad única y una experiencia enriquecedora.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+