Después de un diagnóstico de Alzheimer y haber resuelto las dudas de carácter médico, es recomendable acudir a un trabajador social para conocer los recursos sociales disponibles a la hora de afrontar la enfermedad y las circunstancias que conlleva.

Trabajador social

El trabajador social, acompañará a la familia del afectado durante el desarrollo de su enfermedad, asesorando sobre los recursos más convenientes en cada etapa. Así como a empezar a planificar desde un inicio trámites como las ayudas a la Ley de la Dependencia y decidir cuando considerar una tutela, el cambio de titularidad de las cuentas bancarias o la incapacitación.

Recursos sociales

Estos son algunos de los principales recursos sociales que se ofrecen a personas con Alzheimer o algún otro tipo de demencia, así como sus familiares, con el objetivo de mejorar su calidad de vida durante la enfermedad.

Ayuda a Domicilio

Este servicio ofrece la ayuda de una persona en el domicilio de la persona que lo solicita en las tareas domesticas (cocina, limpieza compra…), el cuidado personal (aseo, levantarse o acostarse, movilidad dentro del hogar…) o el acompañamiento en las relaciones con el entorno (visitas médicas, visitas familiares…).

Teleasistencia

Es un servicio 24 horas que conecta mediante línea telefónica el aparato del que dispone la persona mayor con un centro de atención con profesionales, pulsando simplemente un botón. Los profesionales atienden la consulta o emergencia y activan el recurso más necesario de actuación, localizar a los familiares o personas de contacto, desplazar al domicilio de la persona una unidad móvil o otros servicios de urgencia (061, Bomberos, Guardia Urbana, etc.). Además mantienen un contacto telefónico continuo con la persona usuaria de manera preventiva.

Centros de Día

Son centros que ofrecen acogida durante el día, con el fin de que el usuario pueda estar atendido mientras sus familiares tienen la jornada laboral y a la vez seguir viviendo con sus familias. Estos centros tienen el objetivo de mejorar la relación social y mantener la capacidad ocupacional de la persona a la que atienden. Las actividades que se ofrecen son: mantenimiento y mejora de la salud física, cuidado de la higiene y la alimentación, cuidados de enfermería, fisioterapia, terapia ocupacional, atención psicológica y animación socio-cultural. Además de realizar programas de información, formación y  apoyo psicosocial a las familias o cuidadores principales.

Residencias

Son centros de alojamiento y convivencia donde se presta una atención especializada e integral, que tienen una función sustitutiva del hogar familiar, ya sea de manera temporal o permanente. Además de dar un alojamiento, estos centros ofrecen: manutención, aseo personal, atención médica, atención enfermera, podología, rehabilitación, actividades de ocio, formativas y culturales, entre otras actividades.

Centros Socio-Sanitarios

Son centros sanitarios de media y larga durada dirigido a personas que sufren enfermedades crónicas que causan discapacidad, o enfermedades en fase terminal. Prestan una atención especializada a través de un equipo de profesionales sanitarios y sociales multidisciplinares.

Asociaciones de familiares

Las asociaciones de familiares de personas con Alzheimer u otras demencias trabajan para ofrecer apoyo y servicios a la familia y a los afectados. La mayoría cuentan trabajadores sociales y ofrecen diferentes servicios entre los cuales: apoyo psicológico y jurídico, grupos de ayuda, conferencias, apoyo al cuidador, talleres de memoria, musicoterapia, etc.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+