Día a día se descubren nuevas aplicaciones de las terapias con animales para personas con pérdida de memoria. Un tipo de terapia que va más allá del hecho de que animales como los perros puedan cuidar de los enfermos. De hecho, lo que sucede en este tipo de terapias es que la relación que se establece entre animales y personas es simbiótica y por ello beneficia al paciente.

Efectos de las terapias con animales

Las personas con problemas de pérdida de memoria no suelen relacionarse de igual manera que el resto. Se sienten inseguras y por tanto tienden a aislarse. Uno de los efectos de las terapias con animales para personas con pérdida de memoria es que se palía la soledad. Además, trabajar con animales como perros o caballos, convivir con ellos y cuidarlos, aumenta la integración de estos pacientes. Aumentan por otra parte su calidad de vida y les ayuda a mejorar su capacidad de comunicación y su atención.

Existe la creencia de que todos los animales que se emplean en este tipo de terapia deben estar educados de un modo especial. Esto no es cierto en todos los casa. Una gran parte de las terapias con animales para personas con pérdida de memoria se lleva a cabo mediante la mera convivencia. Por tanto, basta contar con perros y caballos que no sean agresivos para que los enfermos se beneficien del contacto con ellos. La sola compañía de las mascotas ya es positiva.

¿Por qué se producen esos efectos positivos?

Como hemos explicado, las terapias con animales para personas con pérdida de memoria evitan o disminuyen el sentimiento de soledad. Perros y también gatos, hacen compañía al anciano. Pero también le obligan a adquirir y mantener responsabilidades. Por ejemplo, en el caso de perros, deben sacarlos a pasear o ponerles comida. El cuidado del animal, que siempre está presente, ayuda a agilizar la memoria en este sentido.

Lo último que pierden las personas con problemas de perdida de memoria es la memoria emocional. Como en muchas ocasiones se aíslan por propia voluntad, por miedo o frustración, las terapias con animales para personas con pérdida de memoria les ayudan. Los perros y los gatos piden mimos y atención. Pero también los ofrecen. Por eso su cercanía ayuda que la memoria se prolongue en el tiempo.

En cualquier caso, este tipo de terapia debe ser complementaria de terapias médicas tradicionales y de una monitorización. Así se sabrá en todo momento en qué estado se encuentra el paciente y podrá actuarse en consecuencia.

Terapias con animales en residencias y centros de día

No todos los centros para personas mayores pueden mantener animales en sus instalaciones. Esto no es un problema insoluble. Cada vez existen más asociaciones que trabajan con este tipo de terapias. En estos casos, son esas entidades externas las que llevan los animales a las residencias unos días determinados para que los ancianos puedan beneficiarse de su compañía.

Si te interesa este tipo de terapias con animales para personas con pérdida de memoria, te recomendamos que leas otros artículos de nuestro blog sobre técnicas de estimulación.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+