Actualmente no hay dudas sobre cómo la soledad afecta a la calidad de vida de nuestros mayores. La relevancia de este problema es aún mayor según los últimos estudios, donde se demuestra su relación directa con ciertas enfermedades. Es el caso de las investigaciones científicas que se cuestionan si tiene relación la soledad y el Alzheimer y que empiezan a dar respuestas afirmativas.

Las cifras de población afectada por el Alzheimer son ya contundentes, rondan los 30 millones. Pero, se calcula que en dos o tres décadas prácticamente se duplicará, superando los 50 millones de afectados repartidos por todo el planeta. Los estudios sobre la soledad y el Alzheimer van en la línea de buscar las posibles causas de esta enfermedad.

Efectos de la soledad en el cerebro

En este tipo de temas es inevitable un cierto tono académico, ya que nos movemos en el ámbito de la ciencia y no se pueden cometer errores o proporcionar datos confusos. Lo cierto es que existen bastantes investigaciones sobre la influencia que tiene la soledad en el deterioro cognitivo de las personas.

El que nos interesa es el realizado por el Brigham and Women’s Hospital de Boston sobre los posibles vínculos entre la soledad y el Alzheimer. Realmente, lo que diferencia este de otros casos es que buscaba comprobar si la soledad es un síntoma preclínico de esta enfermedad, no los sus efectos dañinos posteriores que produce, ya que es una parte más estudiada.

El amiloide, clave de la relación entre soledad y el Alzheimer

Es lo que se deduce de los resultados de este análisis publicado en la prestigiosa revista JAMA Psychiatry, liderado por Nancy J. Donovan. Se ha hecho sobre una muestra de 79 individuos en torno a los 76 años (36 hombres y 43 mujeres). Todos los seleccionados eran personas sanas, que no presentaban la menor señal de algún tipo de demencia.

Las principales pruebas a las que se les sometió fueron:

  • Un cuestionario para determinar lo solos que se sentían. La media de las respuestas situaba a los encuestados en un nivel de soledad de 5,3 sobre 12.
  • Tomografías por emisión de positrones. El objetivo de este escáner cerebral era medir la cantidad de proteína amiloide. La acumulación de esta sustancia se relaciona con ciertos cambios cerebrales, en concreto con la formación de placas. Esta es, a su vez, una de las características del cerebro de los enfermos de Alzheimer.

Establecida esta primera relación entre la soledad y el Alzheimer quedaba por determinar si la había entre el amiloide y la soledad. Las conclusiones son claras. Los participantes con niveles de elevados de la proteína tienen mayor propensión a sentirse solas. En concreto, la probabilidad aumenta hasta el 7,5%. Una nueva prueba de que la soledad es un síntoma relevante del Alzheimer.

La trascendencia de este descubrimiento es enorme. Al menos, en lo que se refiere a la vertiente preventiva. Sabiendo que existe relación entre la soledad y el Alzheimer podemos actuar ante los primeros síntomas. Pero, sin alarmas ni angustias. Recuerda que es un factor no el desencadenante principal.

Nuestro servicio de seguimiento de llamadas, les ayuda a seguir contectados y no sentirse tan solos.

  • Servicio de seguimiento de personas mayores

    247.00

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+